Las compañías que piensan en el futuro obtienen un 33% más de beneficio y tienen una tasa de crecimiento un 200% más alta

En una era de cambio implacable, muchas organizaciones están mal preparadas para tomar decisiones estratégicas y para resolver con rapidez.

Pensar en el futuro –Futures Thinking– e impulsar futuros deseables consiste en detectar, dar sentido y actuar ante el cambio de una manera que esté alineada con el nivel de cambio que tiene lugar en el entorno en el que opera la organización.

Según un informe de 2018 elaborado por René Rohrbeck, experto en Corporate Foresight y director de la cátedra sobre «Innovación y transformación continua» en la EDHEC Business School, impulsar futuros deseables conduce a un rendimiento superior de la empresa en el medio plazo. Las compañías que piensan en el futuro superan a la compañía promedio con un 33% más de beneficio, y tienen una tasa de crecimiento un 200% más alta.

El informe, que puedes consultar al completo aquí, explica que esta ventaja se debe a que impulsar futuros deseables permite a la organización crear ventajas de previsión, innovación y transformación.

 

¿Cuál es el problema?

 

Vivimos en un mundo globalizado e interconectado y el entorno de la empresa se ha ampliado, así como su competencia. Las categorías son cada vez más fluidas, y el consumidor está cada vez más informado y conectado. Además, la revolución digital está aumentando la complejidad de los entornos en los que operan las empresas, así como las expectativas puestas en las organizaciones. Con todo, los competidores potenciales traspasan las fronteras de nuestra industria, y estamos expuestos a continuos cambios que son cada vez más comunes, globales e impredecibles.

En un mundo donde es imperativo tomar decisiones complejas muy rápido, mantener nuestra ventaja competitiva requiere un enfoque que adapte la fuente actual de superioridad al cambio disruptivo, mientras se busca dinámicamente nuevas fuentes de ventaja.

Esto exige que las organizaciones adopten el cambio, aprendan continuamente y participen activamente en la configuración del futuro.

Sin embargo, muchas no están preparadas.

¿Cómo podemos sobrevivir a un entorno empresarial altamente dinámico, volátil, complejo y ambiguo? ¿Cómo manejamos esta incertidumbre?

 

¿Cuál es la solución?

 

Para poder actuar ágilmente, necesitamos comprender y dar sentido propio al cambio y, además, estar dispuestos a cambiar, estableciendo sistemas flexibles para poder ser proactivos al afrontar situaciones fuera de lo común.

Aprender a traducir el cambio en acciones específicas, por pequeñas que sean.

Este entendimiento de las dinámicas del contexto, nos mantendrá bien informados, prevenidos y por tanto preparados. Tendremos la confianza y la agilidad necesarias para, no solo manejar la incertidumbre, sino también beneficiarnos de ella.

Además, nos descubrirá lo que es posible y nos permitirá participar activamente en la creación del futuro y, en consecuencia, liderar.

Bienvenidos a

Pensando en Futuros Deseables ...

El espacio en el que compartimos señales de futuro, herramientas, métodos y reflexiones en torno a Futures Thinking y Strategic Foresight.

Suscríbete a nuestra Futuresletter y te actualizaremos puntualmente.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, das tu consentimiento sobre las mencionadas cookies y aceptas la política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies